Viernes Dic 15

Cistitis

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

El termino cistitis describe el síndrome caracterizado por disuria  (dolor o ardor al orinar), frecuencia (acudir varias veces al baño), urgencia, dolor en la parte baja del abdomen y en ocasiones hematuria (sangre en la orina). Debe tomarse en cuenta que este grupo de signos y síntomas no son propios de la cistitis no complicada, también se les relaciona a padecimientos inflamatorios infecciosos complicados o no infecciosos. También se debe mencionar que la presencia de estos síntomas también puede asociarse a infección de vías urinarias altas.

La mayor parte de los casos de cistitis no complicada se da más comúnmente en mujeres que en hombres ya que las primeras son particularmente propensas a sufrir este tipo de  padecimiento bacteriano. Se estima que aproximadamente una de cada 3 mujeres ha sufrido una IVU antes de los 24 años  y que hasta el 50% de las mujeres ha presentado al menos un episodio de cistitis en su vida. Este tipo de infección urinaria no complicada afectan especialmente a mujeres jóvenes con vida sexual activa entre la segunda y cuarta década de la vida.  Los varones también pueden presentar cuadros de  cistitis pero como se mencionara mas adelante, las IVUs en varones se consideran complicadas y requieren valoración urológica. La incidencia en base a grupos de edad se presenta en el cuadro 1.

Cuadro 1. Incidencia de IVUs por grupos de edad

Edad (años) Mujer Hombre
< 1 0.7 2.7
1 - 5 4.5 0.5
6 - 15 4.5 0.5
16 - 35 20 0.5
36 - 65 35 20
> 65 40 35



Existen varios factores de riesgo para cistitis. Debe tomarse en cuenta que cada uno de los factores de riesgo requiere manejo de especifico ya que algunos pueden ser modificados de manera simple mientras que otros requieren evaluación urológica mas compleja y seguimiento. El cuadro 2 muestra los factores de riesgo más importantes.

Cuadro 2. Factores de riesgo

-Obstrucción de la vía urinaria (anormalidad congénita o litiasis)

-Diabetes mellitus

-Anemia de células falciformes

-Nefrocalcinosis

-Hiperfosfatemia

-Vida sexual activa

-Uso de anticonceptivos

-Hábitos miccionales

-Higiene personal

-Procedimentos urológicos

-Cateterización vesical

-Transplante renal

- Inmunosupresión

-Adultos mayores

Los pacientes con cistitis generalmente inician con un cuadro abrupto que se da en solo pocas horas. Los signos y síntomas pueden ser variables. Usualmente el cuadro incluye disuria, frecuencia o urgencia y dolor suprapubico. La hematuria macroscópica y la uresis fétida también pueden presentarse. También debe tomarse en cuenta que en algunos casos se puede presentar fiebre  e incontinencia. El cuadro 3 describe los síntomas ya mencionados en este párrafo.


 


Cuadro 3. Signos y síntomas de cistitis

  1. Disuria de inicio súbito
  2. Frecuencia
  3. Urgencia miccional
  4. Dolor suprapubico
  5. Hematuria
  6. Uresis turbia y fétida
  7. Dolor a la palpación en región suprapubica
  8. Valorar durante la exploración física: descarga vaginal, lesiones vaginales y/o datos de cervicitis
  9. Al encontrar los datos referidos en el punto 8, el riesgo de cistitis se reduce 20%.



El interrogatorio y la exploración física  deben llevarse de manera adecuada, destacando el tiempo de inicio, la severidad de los síntomas y los factores de riesgo de cada paciente y hacer anotaciones completas sobre lo más relevante del caso. La exploración física es un punto importante ya que  el dolor abdominal puede tener muchas causas. La exploración de genitales es básica dado que las infecciones vaginales pueden provocar algunos síntomas de cistitis.

Durante la evaluación de pacientes con cistitis, el examen general de orina es una herramienta diagnostica muy útil ya que ayuda a determinar si hay infección y confirmar el diagnostico. Existe opinión acerca de omitir el examen general de orina en pacientes con cuadros de cistitis sin antecedentes de importancia y sin factores de riesgo.

Es indispensable que la toma de la muestra sea de una manera adecuada. En varones, debe tomarse la muestra de la porción media del chorro. En pacientes sin circuncisión, el prepucio debe retraerse por completo y asear el meato con solución antiséptica.  Se deben dejar pasar los primeros 30 ml de la micción y tomar a la mitad del chorro 50 a 100 cc en un frasco estéril el cual debe cerrarse de inmediato y realizar el análisis lo más pronto posible. En mujeres, la toma de una muestra en la porción media del chorro también es lo más indicado. Se requiere aplicación periuretral de antiséptico y separar los labios con la mano para evitar contaminar la muestra. Se dejan pasar los primeros 25 ml y se tomas 50 a 100 ml en un frasco estéril y se debe realizar el estudio lo mas pronto posible.

El cultivo de orina es un examen definitivo. Debe tomarse en cuenta que los cultivos no siempre son necesarios y menos en casos de cistitis no complicada. Se estima que el uso de urocultivos para infecciones del tracto urinario inferior incrementa los costos en un 40% y su uso solo disminuye la duración de los síntomas en un 10%.

Existen diversos antibióticos útiles para el tratamiento de la cistitis no complicada. La selección del tratamiento puede ser la mayor parte de los casos empírica utilizando quinolonas como agentes de primera elección en la mayoría de los casos. El trimetroprim sulfametoxazol también puede utilizarse siempre y cuando la prevalencia en la resistencia al fármaco (E coli) sea menor de 20%. Este medicamento bien indicado logra una erradicación del patógeno de hasta 94% con tratamientos de 3 a 7 días.

SE estima que un 90% de las mujeres son asintomáticas en las primeras 72 hrs después de iniciar el tratamiento. No se requiere una cita nueva o un examen general de orina si la paciente es joven y se encuentra asintomático. Se sugiere seguimiento con EGO y cultivo de orina en mujeres adultas con factores de riesgo o en pacientes varones.

Es importante tomar en cuenta que además de los medicamentos mencionados existe una amplia variedad de antibióticos utilizados para las infecciones urinarias. Cada caso debe estudiarse de manera especifica y la elección del tratamiento debe ser realizada por un medico ya que la automedicación puede convertir una infección de vías urinarias no complicada a una complicada. Consulte a su medico.




Buscador interno Web