Viernes Dic 15
Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

La fimosis es la dificultad o imposibilidad de retraer el prepucio por debajo el glande. En los recién nacidos es fisiológica, y con la edad el prepucio es más laxo permitiendo su descenso por debajo del glande. Puede aparecer durante la infancia o en cualquier época de la vida, sobre todo asociado a infecciones de la piel (balanopostitis). En edad adulta puede dificultar o impedir las relaciones sexuales por dolor.

En niños el tratamiento puede ser médico, con la aplicación de cremas con corticoides sobre el anillo fimótico durante un mes, dando la mayor parte de veces muy buenos resultados, evitando así la cirugía.

Existen diferencias culturales (no médicas) para la indicación de la realización de la circuncisión. Sobre todo los judíos y musulmanes creen necesario realizarla cuando el niño es muy pequeño, pero no existen evidencias científicas que justifiquen esta práctica a tan temprana edad.

La circuncisión en adultos se realiza en régimen ambulatorio con anestesia local, seccionando parte del prepucio y precisando posteriormente una sutura de toda la corona balanoprepucial. Las complicaciones más frecuentes con el sangrado, y la infección de la herida, así como el dolor postoperatorio sobre todo con las erecciones. Más raras son las lesiones uretrales y glandares o las cicatrizaciones anómalas.

En niños no puede realizarse con anestesia local y debe dormirse del todo al niño.



Buscador interno Web