Viernes Dic 15

Cáncer de Vesícula - Dr. Erick Sierra Díaz ..::: Urólogo Cirujano :::...

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Es un tumor canceroso en la vejiga, el órgano localizado en el centro de la parte baja del abdomen que almacena la orina.

Causas, incidencia y factores de riesgo

En los Estados Unidos, los cánceres vesicales suelen originarse de las células que recubren la vejiga (células transicionales).

Estos tumores pueden clasificarse con base en la forma como crecen:

  • Tumores papilares que tienen una apariencia de verruga y están adheridos a un tallo
  • Tumores no papilares (sésiles) que son mucho menos comunes, pero son más invasivos y tienen un pronóstico peor.

Como sucede con la mayoría de los otros cánceres, la causa exacta del cáncer de vejiga es incierta. Sin embargo, existen diversos factores que pueden contribuir a su desarrollo:

  • Fumar cigarrillo. El tabaquismo incrementa el riesgo de desarrollar cáncer vesical en casi cinco veces. De hecho, el 50% de los casos de cáncer vesical en los hombres y del 30% en las mujeres pueden ser causados por el consumo de cigarrillo. Las personas que dejan de fumar tienen una disminución gradual en el riesgo.
  • Exposición a químicos en el trabajo. Aproximadamente uno de cada cuatro casos de cáncer vesical puede ser causado por la exposición ocupacional a químicos causantes de cáncer (carcinógenos). Las personas que están en mayor riesgo son los pintores, los camioneros y aquéllos que trabajan en la industria del cuero, el aluminio y el caucho, al igual que quienes fumigan con insecticidas. Las arilaminas son los químicos a los que más se culpa; sin embargo, han sido reducidas o eliminadas en muchos lugares de trabajo.
  • Radioterapia y quimioterapia. Las mujeres que han recibido radioterapia para el tratamiento de cáncer de cuello uterino tienen un riesgo mayor de desarrollar cáncer de las células transicionales de la vejiga, al igual que algunas personas que han recibido el fármaco quimioterapéutico ciclofosfamida (Cytoxan).
  • Infección vesical. Una irritación o infección vesical prolongada (crónica) puede conducir al desarrollo de un cáncer de células escamosas de la vejiga. Las infecciones vesicales no aumentan el riesgo de cáncer de células transicionales.
  • Infección parasitaria. La infección con el parásito de la esquistosomiasis ha sido vinculada con el desarrollo de cáncer vesical.

Se ha estudiado la asociación entre los edulcorantes artificiales y el cáncer de vejiga y ésta es débil o no existe.

Los cánceres vesicales se clasifican en estadios o etapas según su agresividad y el grado en que se diferencian del tejido vesical que lo rodea. Existen varias formas diferentes de clasificar los tumores. Recientemente, el sistema de estadificación TNM (tumor, nódulos, metástasis) se ha vuelto común. Dicho sistema clasifica los tumores utilizando la siguiente escala:

  • Estadio 0: tumores no invasivos limitados únicamente al revestimiento de la vejiga.
  • Estadio I: el tumor atraviesa el revestimiento de la vejiga, pero no llega hasta la capa muscular de ésta.
  • Estadio II: el tumor penetra la capa muscular de la vejiga.
  • Estadio III: el tumor pasa de la capa muscular hasta el tejido que rodea la vejiga
  • Estadio IV: El cáncer se ha propagado a los ganglios linfáticos cercanos o lugares distantes (enfermedad metastásica)

El cáncer vesical se disemina extendiéndose a órganos cercanos, como:

  • La próstata
  • El recto
  • Los uréteres
  • El útero
  • La vagina

También se puede diseminar a los ganglios linfáticos en la pelvis o a otras partes del cuerpo como:

  • Los huesos
  • El hígado
  • Los pulmones

Síntomas

La mayoría de los síntomas de cáncer vesical también pueden ocurrir con afecciones no cancerosas. Es importante someterse a una evaluación en caso de tener cualquiera de estos síntomas:

Otros síntomas que pueden ocurrir con esta enfermedad:

Signos y exámenes

El médico llevará a cabo un examen físico incluyendo un examen rectal y uno pélvico.

Los exámenes de diagnóstico que pueden realizarse son:

Tratamiento

La elección del tratamiento depende de la etapa o estadio del tumor, la gravedad de los síntomas y la presencia de otras afecciones.

Tratamientos para los estadios 0 y I:

  • Cirugía para extirpar el tumor sin extraer el resto de la vejiga
  • Quimioterapia o inmunoterapia directamente en la vejiga

Tratamientos para estadios II y III:

  • Cirugía para extirpar toda la vejiga (cistectomía radical)
  • Cirugía para extirpar únicamente parte de la vejiga, seguida de radioterapia y quimioterapia
  • Quimioterapia antes de la cirugía para reducir el tamaño del tumor
  • Una combinación de quimioterapia y radioterapia (en pacientes que decidan no practicarse la cirugía o quienes no la puedan tolerar)

La mayoría de los pacientes con tumores en estadio IV no se pueden curar y la cirugía no es apropiada. En estos pacientes, a menudo se considera la posibilidad de la quimioterapia.

QUIMIOTERAPIA

Se puede administrar quimioterapia a pacientes con enfermedad en estadio II y III ya sea antes o después de la cirugía para ayudar a prevenir la reaparición del tumor.


Buscador interno Web