Viernes Dic 15
Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo
El cáncer renal afecta a más de 28.000 personas en los Estados Unidos, y representa el 2,5% de todos los tumores malignos, siendo más frecuente en los hombres que tienen entre 50 y 70 años. Por lo general, el 40% de los tumores renales es detectado de forma casual al realizar una ecografía abdominal por otro motivo. Esto es así debido a que los tumores no producen manifestaciones clínicas, ya que son de pequeño tamaño.

¿Qué es el cáncer de riñón? Factores de riesgo, síntomas y tratamiento, Este tipo de cáncer (también llamado cáncer renal) se origina en los riñones, dos órganos grandes situados uno a la derecha y el otro a la izquierda de la columna vertebral. Es una enfermedad maligna que se caracteriza por el carcinoma de células renales o adenocarcinoma de riñón, que se presenta en el parénquima del riñón. Es la forma más común de cáncer y se origina en la proliferación de células epiteliales de los túbulos renales. El carcinoma de células renales se extiende a la porción medular del riñón, a la vena renal y, algunas veces, a la vena cava. Las metástasis más comunes son hacia pulmones, huesos, cerebro e hígado.

El cáncer renal afecta a más de 28.000 personas en los Estados Unidos, y el tumor maligno de riñón más frecuente en los adultos es el adenocarcinoma renal o hipernefroma. Representa el 2,5% de todos los tumores malignos, siendo más frecuente en los hombres que tienen entre 50 y 70 años. La incidencia de esta enfermedad se ha incrementado más de cinco veces en los últimos 50 años.

En la actualidad no se conocen con exactitud los factores causantes de estos tumores, aunque varios agentes han sido involucrados en su desarrollo, como: el consumo de comidas abundantes en grasas y colesterol, agentes carcinogénicos ambientales y el tabaco. Se ha observado una mayor incidencia de cáncer renal en personas con insuficiencia renal, dependiendo de forma directa del tiempo que llevan en diálisis.

Aproximadamente el 40% de los tumores renales son detectados de forma casual al realizar una ecografía abdominal por otro motivo. Esto es así debido a que no producen manifestaciones clínicas, ya que son de pequeño tamaño. Sólo entre el 15 y el 20% de los casos se presentan por la tríada: dolor, masa palpable en el abdomen y pérdida de sangre con la orina (hematuria). El síntoma más frecuente es esta última, la cual es espontánea, caprichosa y no produce dolor. En algunos casos puede desencadenar cuadros de dolor tipo cólico por la impactación de cálculos en las vías urinarias que obstruyen el normal pasaje de la orina a través de ellos. También pueden aparecer manifestaciones clínicas generales como pérdida de peso, fiebre y molestias digestivas.

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de este tipo de cáncer (aunque vale tener en claro que cada individuo los puede experimentar de una forma diferente):
- Sangre en la orina.
- Pérdida de peso rápida e inexplicable.
- Dolor en la parte baja de la espalda (que no se debe a una lesión).
- Pérdida del apetito.
- Hinchazón de los tobillos y las piernas.
- Masa o bulto en el abdomen.
- Fatiga.
- Fiebre recurrente (que no se debe a un catarro o la gripa).
- Presión sanguínea alta (menos frecuente).
- Anemia (menos frecuente).
- Dolor constante en uno de los costados.

Buscador interno Web