Viernes Dic 15
Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

Los síntomas más importantes de esta patología son el dolor, la hematuria y la infección urinaria. Se debe buscar este diagnóstico cuando consultan pacientes con estos síntomas y son jóvenes.

Dolor y cólico renal

El dolor puede ser de localización lumbar y de tipo pesado en la litiasis renal. Pero el dolor más característico es el cólico que acompaña a la litiasis ureteral; éste puede ser de gran intensidad que necesita de una tratamiento de urgencia. El cólico
renal suele ser de aparición súbita y de gran intensidad con irradiación desde la fosa renal, al flanco, fosa ilíaca y genitales del mismo lado. Al mismo tiempo se produce atonía intestinal refleja y compromiso del estado general. El paciente presenta inquietud marcada y gran desesperación. Entre el 10 y 20% de los pacientes presentan dificultades diagnósticas con apendicitis, colecistitis, anexitis y otras patologías abdominales agudas.

En 39% de los casos (Vargas Z.), el cólico se acompaña de oliguria marcada y/o síntomas de irritación vesical. Los cólicos renales se repiten durante el descenso del cálculo por el uréter, pero pueden haber períodos largos silenciosos aún cuando no se haya eliminado éste. Cuando se localiza en la porción intramural de la vejiga, los síntomas irritativos vesicales son más intensos. Es muy frecuente que los cólicos renales se acompañen de hematuria la que aparece generalmente después del dolor.


Hematurialitiasis_ureteral

La hematuria se produce por la acción traumática del cálculo sobre la mucosa de las vías excretoras. Este síntoma aparece en forma macroscópica en el 38% de los casos y en el 90% en forma microscópica. Puede acompañar a los cólicos renales, pero puede aparecer también como síntoma indoloro en casos de litiasis renales y piélicas.

Infección urinaria

La infección urinaria se presenta con sus caracteres de fiebre, dolor y/o síntomas de irritación vesical. Hemos ya indicado que en el 50% de los casos hay infección urinaria en la litiasis y puede ser también el único índice de sospecha diagnóstica; por esta razón en toda infección urinaria rebelde a los tratamientos o recidivante debe buscarse la existencia de cálculos.

Micción interrumpida

Otro síntoma especial de la litiasis vesical es la micción interrumpida, que consiste en la suspensión del chorro miccional temporal, reiniciándose posteriormente sola o con algunos movimientos corporales.

Diagnóstico


La orientación diagnóstica se inicia tomando en cuenta los síntomas anteriormente descritos y los exámenes que deben hacerse son de laboratorio y de imágenes.


Buscador interno Web